jueves, 21 de febrero de 2013

SANGRE REPARADORA



Con algo que parece tan sencillo como realizar una extracción de sangre del propio paciente y dejar pasar sólo 15 minutos de espera, se pueden tratar lesiones musculares, tendinosas, articulares, de piel, de la superficie ocular, e incluso es útil en cirugía oral. Todo ello es posible a partir de una técnica de medicina regenerativa denominada Plasma Rico en Factores de Crecimiento (PRGF), según su creador, el doctor e investigador Eduardo Anitua.


En solo tres sesiones se puede "tratar y prevenir la artrosis de rodilla", uno de los procedimientos 'estrella' junto a las cirugías orales, en las que asegura que se produce una "rápida recuperación sin dolor", señala Anitua. Prueba de ello es que deportistas de élite como el tenista Rafa Nadal o Alejandro Llorente han elegido esta técnica para acortar su recuperación después de sufrir intervenciones quirúrgicas o lesiones.

Como si se tratase de una analítica convencional, "la sangre se recoge en tubos especiales a los que se les aplica un proceso específico de centrifugación -que tiene una duración aproximada de ocho minutos- para obtener una fragmentación de los distintos compuestos y células sanguíneas en niveles de decantación", explica el traumatólogo y director técnico de iQtra Medicina Avanzada, Ángel Villamor.

La siguiente etapa, también en ambiente estéril -quirófano-, consiste en "un pipeteado dirigido a obtener de cada tubo el nivel en el que se encuentran concentrados los factores de estimulación de reparación y regeneración tisular", en palabras de Villamor, quién comenta que "la edad más temprana" en la que hemos tenido experiencia ha sido en "un paciente de 14 años con necrosis vascular de cabeza de fémur que restauró el riego sanguíneo" gracias al tratamiento. Por otra parte, en ancianos "sí que hemos asistido a enfermos con fracturas complejas y dificultad de reparación en los que hemos observado una activación y aceleración del proceso de consolidación ósea", dice.

TÉCNICA EN PROGRESO
"Las recuperaciones de las que mejor memoria guardo son las de nuestros primeros casos, cuyo resultado a nosotros mismos nos sorprendieron por la efectividad de la técnica", menciona Ángel Villamor, que quiere destacar el caso de "un piloto de trial que llevaba más de seis meses con una fractura de clavícula en la que no se observaba formación de callo óseo, y que con la infiltración de los factores de crecimiento, consolidó en tres semanas". Además de estos ejemplos, Villamor también recurrió a esta técnica en la cirugía de rodilla del Rey y que el motociclista Fonsi Nieto salvó su pierna del accidente que sufrió en Indianápolis.

Con la vista puesta en el futuro, el director técnico de iQtra reseña que la técnica de PRGF "ha sido principalmente desarrollada en España por los doctores Eduardo Anitua y Mikel Sánchez, cuyo esfuerzo investigador no ha cesado en los últimos 15 años". Por tanto, y dado que hablamos de un tratamiento biológico basado en la estimulación para reparar y regenerar nuestro organismo, cabe entender que se seguirá avanzando en nuevas aplicaciones en los próximos años.

GARANTÍA DE ÉXITO
Por su parte, la reumatóloga Karin Freitag, puntualiza que "para cada indicación del tratamiento hay que extraer al paciente un número determinado de centímetros cúbicos de sangre", que después de estar en la centrífuga "se fraccionará en tres capas: glóbulos rojos, glóbulos blancos y plasma rico en plaquetas".

Para Freitag, "la técnica se basa en el conocimiento científico del papel que juegan los denominados factores de crecimiento", es decir, "proteínas que están en los gránulos alfa de las plaquetas en los mecanismos de proliferación y diferenciación celular, estimulando la síntesis endógena de ácido hialurónico, mucopolisacáridos o colágeno, entre otras".

"Nuestra experiencia nos confirma la eficacia y seguridad de la técnica en un porcentaje superior al 90 por ciento de pacientes", destaca Freitag. "Los mejores resultados se obtienen en las artrosis de rodillas y caderas que reúnen criterios tales como una aceptable alineación de la articulación, un grado de artrosis 2 o 3 -teniendo en cuenta que 4 es el más avanzado-, mientras que debería descartarse cuando ha desaparecido la interlínea articular", refiere la reumatóloga.

AL ALCANCE DE TODOS
De igual forma, "obtenemos excelentes resultados en roturas parciales de tendones, que son muy frecuentes en el hombro, afectando sobre todo al tendón supraespinoso". En este sentido, "en síndromes dolorosos crónicos de tendones de cualquier localización -hombro, codo, rodillas y pie-, cuando se da una estructura fibrilar degenerada, la indicación es óptima porque estos pacientes no responden a tratamientos alternativos rehabilitadores y farmacológicos y no tienen una clara indicación quirúrgica", concluye Karin Freitag.

Aunque pueda parecer sofisticada o reservada para personalidades y medicina deportiva, lo cierto es que la técnica de PRGF está al alcance de "todo el mundo", avanza Eduardo Anitua. El coste real, que "siempre dependerá de lo que se fije en los centros que lo aplican, está en torno a los 500 euros por sesión".

En este sentido, una persona interesada en este tratamiento, tendrá que tener en cuenta que con un mínimo de tres infiltraciones, con un intervalo de siete días ellas, podrá notar una excepcional mejoría en su artrosis de rodilla, por ejemplo.

PARA QUÉ SE UTILIZA
En la práctica médica, la reumatóloga Karin Freitag relaciona las siguientes indicaciones para someterse a la técnica de Plasma Rico en Factores de Crecimiento (PRGF).

Lesiones musculares: roturas fibrilares y hematomas musculares.
Lesiones del tendón: degeneraciones tendinosas y roturas parciales.
Lesiones a nivel del cartílago: artrosis.
Cirugía traumatológica y retardos de consolidación.
Lesiones de la superficie ocular: úlceras corneales, queratitis, queratoconjutivitis atópica.
Cirugía maxilofacial: integración de implantes, mayor aceleración de la cicatrización de tejidos blandos como la encía y de la regeneración ósea.
Úlceras vasculares.
Medicina estética.

Autor:   Julia Gutiérrez

No hay comentarios:

Publicar un comentario